sábado, 21 de junio de 2014

La gran victoria. Uruguay 2 - Inglaterra 1 (Grupo D)

Así como desde este espacio se critica la forma de jugar de la selección porque estamos convencidos de que se puede aspirar a más, esta vez hay que reconocer el gran triunfo uruguayo, basado en un gran despliegue futbolístico durante la mayor parte del partido.
Desde el vamos el planteo fue totalmente distinto al que se hizo con Costa Rica. Jugó Lodeiro, un creador de fútbol que tuvo un gran partido alimentando de buenas pelotas a Cavani y Suárez, que esta vez estuvieron como delanteros netos.
Se jugó corriendo y trabando cada pelota con alma y vida. Ese partido fue el primero que Uruguay le ganó a los ingleses, el de la intensidad.Con fútbol por las bandas y con buenas triangulaciones. Con un Suárez fundamental, siendo el referente máximo en ataque, peleando y aguantando las pelotas que le llegaron y metiendo dos golazos, a pesar de que se nota que no está al 100%.

Gran acierto de Tabárez la inclusión de Palito Pereira como lateral izquierdo cuando la mayoría pensaba que estaba cantado poner a Fucile. Gran acierto el de Tabárez en poner a Giménez de compañero de zaga de Godín. Eso le dio mucha solidez a la defensa que fue prácticamente insuperable por los ingleses.
Muchos puntos altísimos y sorprendentes en Uruguay. El trabajo de Cavani, el de Arévalo Ríos y hasta el del Tata González que en general tiene desempeños muy flojos.
El nivel de los jugadores de Uruguay fue muy bueno. El punto más bajo fue Cáceres, que jugó mucho más que en el primer partido, y se nota que le va mejor jugar por derecha que por izquierda, pero siguió flojo en la marca y en algunos pases, aunque esta vez por suerte lo compensó con actitud.
También arrancó un poco nervioso Muslera. Se le escapó una pelota al principio que parecía fácil y en el cabezazo al palo de los ingleses se quedó a medio camino y no estiró los brazos del todo. Después de esa jugada se afirmó y tapó varias pelotas muy buenas y los centros que cayeron en el área fueron todos de él.
Va a ser difícil olvidarse de este partido. Las emociones fueron fuertísimas desde el primer minuto hasta el último. La selección jugó como todos quieren, metiendo y metiendo pero también con mucho fútbol.
Tal vez el cansancio y el amor propio de los ingleses que se estaban quedando afuera del mundial, hicieron que desde el 15' del segundo tiempo el equipo se metiera muy atrás. El cambio de Stuani buscando aire y una posibilidad de salida no dio resultado.
El partido del martes esperemos que tenga el mismo nivel de emociones. Las expectativas son muchas. Uruguay tiene que ganar si o si para pasar y esperemos que así sea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario